Senderismo Sierra de Aracena

Sendero Galaroza – Valdelarco

Les proponemos un camino con historia en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. La ruta que une Valdelarco y Galaroza los llevará por rincones en los que la naturaleza es protagonista de la senda que une estos dos típicos pueblos serranos, que siguen conservando sus históricas señas de identidad.

El sendero arranca en el camino de Valdelarco, la zona más alta de Galaroza. Desde allí, y en ascenso, emprendemos la marcha disfrutando de las excelentes vistas que nos ofrece del pueblo y sus eras comunales. La privilegiada posición de la que disfrutaremos nos permitirá observar la típica arquitectura de los pueblos de la Sierra de Aracena con calles empedradas, casas encaladas, árboles plantados en sus aceras y flores adornando las calles. En el fondo de un valle fértil poblado de castaños y árboles frutales, Galaroza recibe al visitante entre el ruido de las aguas de sus fuentes y el encanto de sus casas. Todo ello forma un conjunto que no pasa desapercibido para el caminante, al igual que sus bosques de castaños, especie que en algunos lugares comparte el hábitat también con olivos.



Una vez que se ha llegado a la parte alta, dejamos a la derecha un ramal que conduce a la aldea cachonera de Navahermosa. Seguimos por la calleja y tras recorrer la umbría de la Sierra vadeamos el Barranco del Ingenio. Allí se puede observar como el hombre ha transformado las riberas en auténticas huertas en las que predominan árboles frutales, que tanta fama han dado a Galaroza por toda Andalucía.

La ruta continúa en ascenso  y deja a su derecha un desvío que lleva hasta Las Cañadas, un antiguo asentamiento que hoy día se encuentra despoblado. En medio del paisaje compuesto por alcornoques de corta edad alcanzamos la parte más alta del recorrido. Valdelarco se extiende por una ladera poblada de alcornoques, encinas y castaños, especies que le otorgan un color especial a este paisaje de la Sierra y en el que conviven jabalíes, ciervos y otras especies de caza menor, a la vez que abundan la ganadería porcina y caprina, principales actividades económicas de la zona.

Si hay algo que también caracteriza a esta población es el abejaruco, pájaro de gran colorido y vuelo alegre que habita en los agujeros que presentan los cortes de la carretera de acceso al pueblo, uno de los antiguos paraísos históricos de la miel en la Sierra de Aracena.

A continuación cruzamos la carretera de Valdelarco, lugar en el que el sendero llega hasta La Garganta, una estrecha vaguada en la que las aguas empleadas para regar las huertas y distribuidas por lievas alegran el camino en el tiempo que dura el descenso hasta llegar a la calle Bomba, final del trayecto y lugar en el que se encuentran las últimas marcas del tramo. Con el particular trazado que presenta en sus calles, este pueblo de fachadas blancas, vistosas solanas y rojas tejas sabe atrapar con su encanto al viajero inundándolo del sabor que poseen los pueblos serranos.

Ficha Técnica 

Trayecto: lineal

Duración: 60 minutos

Dificultad: media

Distancia: 4 kilómertos

(Puedes descargar Ficheros GPS, perfil y mapa en wikiloc.com)

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.