Feria del Jamón AracenaMonumentos Sierra de Aracena

Museo del Jamón de Aracena

Si desea conocer de cerca todo el proceso que rodea al mundo del porcino, una de las visitas obligadas que tiene en Aracena es a su Museo del Jamón, Centro de Interpretación del Cerdo Ibérico, un espacio en el que se ofrece un amplío recorrido por toda la Sierra y se profundiza en la influencia que ejerce este animal y sus derivados en la cultura patrimonial de toda esta comarca.



El edificio, situado en pleno casco urbano y que acogió anteriormente al Ayuntamiento aracenés, dispone de más de 1.600 metros cuadrados divididos en varias plantas en las que se recoge de forma didáctica el ciclo integral de los derivados del cerdo ibérico: desde la alimentación básica que consumen hasta el producto final que se extrae del animal, pasando por todo el proceso de elaboración y transformación de sus carnes.

Y es que uno de los principales atractivos que tiene la Sierra de Aracena y Picos de Aroche es su variada y exquisita gastronomía, apreciada por todos quienes las visitan. El plato estrella que aporta caché a los mejores restaurantes de este enclave es, sin duda, el jamón ibérico, aunque el cerdo en su conjunto ofrece un sinfín de delicias culinarias que consiguen despertar los cinco sentidos de los comensales más exigentes.

Muchos son los que llegan cada año atraídos por un producto de fama internacional y, en cuanto lo saborean y sienten el sabor del verdadero ibérico, descubren que esta notoriedad está más que justificada.

Sin embargo, no son tantos los que conocen el proceso que ha tenido que seguir esa loncha que está degustando para adquirir el aroma y textura inconfundible de un genuino ibérico, o los distintos factores que han tenido que darse para la obtención de un jamón de calidad.

Para entender paso a paso el sistema de elaboración y curación de este manjar y la relación tan estrecha que desde siempre ha existido entre el hombre, el cerdo y la dehesa, el Museo del Jamón de Aracena –Centro de Interpretación del Cerdo Ibérico–, a través de paneles informativos, proyecciones audiovisuales y aplicaciones informáticas, recoge el patrimonio etnológico serrano y la influencia que ha tenido la  cultura del cerdo ibérico en la vida de esta comarca.

Situado en pleno centro de Aracena, en un edificio de dos plantas, la superior de este Centro de Interpretación, se sumerge en un mundo en el que el protagonista es el cerdo ibérico y su relación con la historia y la forma de vida de los serranos. A través de una proyección audiovisual, se ofrece una primera toma de contacto con la riqueza de la dehesa –catalogada en Sierra Morena como Reserva de la Biosfera por la Unesco– para que el espectador conozca de primera mano la importante riqueza monumental y natural que tiene este privilegiado enclave.

La visita le lleva además a entender por qué la dehesa, un ecosistema formado por miles de hectáreas de monte mediterráneo en el que conviven en armonía el hombre y el ibérico, juega un papel crucial en el desarrollo de este animal y por qué ambos se necesitan mutuamente para conseguir un desarrollo sostenible y la obtención de productos de la máxima calidad.



Y no podía faltar en este Museo una sala dedicada al animal protagonista: el cerdo ibérico. Ahí, el visitante puede conocer las distintas estirpes que existen en la Península y sus diferencias con los cerdos de raza ibérica. Las modernas matanzas industriales o las tradicionales matanzas caseras tienen también un lugar destacado en este centro, donde se detalla el proceso seguido en ambas variantes para el sacrificio del cerdo y la obtención de los sabrosos productos finales.

Matanza tradicional del cerdo ibérico, un ritual en la Sierra de Aracena

Para detallar más fielmente el ritual de la matanza tradicional, que aún se sigue haciendo en numerosos pueblos de la zona, el Museo del Jamón de Aracena ofrece entre otras cosas, imágenes del proceso de sacrificio o una zona en la que se muestran los principales guisos que se cocinan durante esos días y que tienen esta carne como protagonista.

El famoso jamón de Jabugo copa el resto de las salas, donde se explica el proceso artesanal que se sigue en la elaboración, perfilado, sangrado y curación de las piezas en los distintos secaderos para conseguir un producto final de calidad.

Y para ver los distintos objetos antiguos y aperos usados desde antaño para estas labores existe en el Centro de Interpretación una zona expositiva donde, entre otras cosas, se encuentran utensilios como lebrillos, máquinas para elaborar chorizos, romanas para pesar a los animales u otras herramientas esenciales durante las matanzas tradicionales que siguen siendo una parte importante del patrimonio cultural de los serranos.

La planta baja del edificio cuenta con un espacio de venta de productos curados que ofrecen al visitante la posibilidad de degustar todo un mundo gastronómico que aquí constituye uno de sus principales reclamos.

Y justo frente a la fachada de este edificio, con tan sólo cruzar la calle rumbo a la plaza situada en frente, se encuentra el conjunto escultórico de ‘El concejil’, una figura con la que su autor, Alberto Germán Franco, ha querido homenajear a todos aquellos hombres que hasta mediados del siglo XX­ tenían como trabajo llevar hasta las dehesas a los cerdos que se criaban en viviendas particulares para que pudieran engordar a base de bellotas.

Esta escultura se ha convertido en el símbolo del Museo y de todos los hombres y mujeres que, durante siglos, han trabajado para dar vida a la cultura del cerdo ibérico en los pueblos de esta comarca serrana.

TOMA NOTA

¿Dónde estamos?

Más información

Teléfono663 93 78 70

(Fotografías: Antonio J. de la Cerda | 3Pixels)

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.