Fiestas Sierra de Aracena

Corpus Christi. Cumbres Mayores

Si hay una fiesta que una a todos los vecinos de Cumbres Mayores y que ha hecho más internacional si cabe a este histórico municipio esa es, sin lugar a dudas, su tradicional Corpus Christi. Durante el día Día del Señor (festividad del Corpus Christi) y los siguientes, las calles de esta localidad abandonan su tranquilidad habitual para acoger una celebración que mezcla la tradición de la danza y el arte del toreo, dos vertientes artísticas con gran arraigo en toda España. Cinco días de fiesta continua por delante en los que se funden ambos elementos para dar forma a una cita única, cargada de simbolismo y emoción no sólo para los cumbreños, sino para toda la comarca serrana y la vecina Badajoz, que participa también de forma activa en la fiesta.

Los grupos de danzantes toman las calles días antes, para recibir la llegada de la Virgen del Amparo al pueblo. Allí se reúnen los tres grupos existentes, el de la citada Virgen del Amparo, el de la Virgen de la Esperanza y el grupo municipal, compuesto por hombres, mientras que los dos primeros están formados por niños. Tras esta primera toma de contacto con la música del tamboril y la danza, el jueves 1 de junio, festividad del Corpus, los tres grupos de danzantes acompañan de nuevo a sus imágenes. Ya el domingo por la tarde hay otra oportunidad de ver sus movimientos acompasados, heredados de una tradición de siglos en la localidad.

Estos grupos van ataviados con atuendos similares aunque con distintos colores: los de la Esperanza, con traje verde y rojo, y los del Santísimo, de burdeos y azul marino.Por su parte, el grupo municipal también lleva tonos burdeos en su vestimenta. Como particularidad que los diferencia, los danzantes de la Virgen de la Esperanza bailan de espaldas a la Patrona, mientras que los del Santísimo lo hacen siempre de cara al Monumento. Cada agrupación está dividida en dos filas de cuatro componentes y en el centro dos jóvenes (el guión y el contraguión) marcan el paso de baile al resto.

Los danzantes cumbreños conservan dos pasos de sus antepasados con ritmos distintos: el ‘paso bajo’ para el recorrido procesional y el ‘paso alto’, en el que los danzantes hacen figuras en movimiento de gran belleza. No es de extrañar que el día del Corpus, las calles estrechas de Cumbres Mayores reluzcan más que nunca para su fiesta grande, engalanadas para la ocasión.

Una vez termina el recorrido procesional, los cumbreños y numerosos visitantes que acuden ese día se preparan para las tradicionales capeas, que marcarán el tempo de la fiesta hasta el lunes 4. El epicentro de esta fiesta es la céntrica calle La Portá, que desemboca en la original Plaza de Toros de la localidad, anexa al Castillo de Sancho IV y que, curiosamente, tiene planta cuadrangular.

Una quincena de vaquillas, repartida entre los tres días de capeas (viernes 1, sábado 2 y lunes 34, serán las protagonistas esta edición. Alrededor de las 17 horas, la gente se agolpa en la calle La Portá, unos para correr delante de las vaquillas y otros sólo para ver el espectáculo y divertirse con las carreras y revolcones que se llevan algunos corredores. La salida de la primera res provoca el júbilo entre el público, que se prolonga varias horas con el recorrido de varias reses por la empinada calle hasta la Plaza de Toros. Horas en las que algunos mozos demostrarán su valentía y destreza frente a las reses y otros tendrán que escapar como mejor puedan de las embestidas de los animales.

Pero el espectáculo taurino no acaba con el encierro de la última vaquilla del día. Tras varias horas de tensión y diversión, la Banda de Música marca el inicio del recorrido en comitiva festiva desde el inicio de la calle La Portá hacia la Plaza de Toros, donde de nuevo se vuelven a sacar las reses, de una en una, para el disfrute de un pueblo que tiene una gran afición y tradición taurina.

Esta Plaza de Toros, fruto de la transformación y ensanche del antiguo Corral del Concejo de Cumbres Mayores, funde la fiesta del Corpus con las antiguas piedras canteadas por maestros del norte de España que siguen manteniendo en pie los recios muros de uno de los mayores tesoros de esta localidad y de todo el patrimonio medieval del Parque Natural, su legendario castillo (siglo XIII), motivo obligado de visita también estos días de danza y toros.

Junto a la fiesta propiamente taurina, el Corpus de Cumbres Mayores ofrece también diversión durante todo el día en la Caseta Municipal, así como el domingo está prevista la celebración de un Paseo a Caballos (a partir de las 12 horas), organizado por la Asociación Cultural Ecuestre ‘La Esperanza’.

TOMA NOTA

¿Cuándo?

Del jueves 1 al lunes 4 de junio.

Más información

www.cumbresmayores.es

¿Dónde?

Calle La Portá (vaquillas).

 

Fotografías: Manuel González y http://gomezcurro.blogspot.com.es/

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.