Fiestas Sierra de Aracena

Los coros de campanilleros rompen el silencio de las noches de octubre

Llega el otoño (aunque más caluroso de lo habitual). Mes de octubre. Mes de Campanilleros en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. El mes de la Virgen del Rosario, una celebración cristiana de gran arraigo en los pueblos de esta comarca y en sus tradiciones. La madrugada del domingo día 4 es una jornada señalada por muchos para disfrutar de las coplas de los campanilleros, con su soniquete característico y letras centenarias en la mayoría de los casos.

Localidades como Los Marines, Fuenteheridos, Almonaster la Real, Galaroza, Corteconcepción o Aracena cuentan con sus respectivos coros de campanilleros aunque no todos rompen el silencio de la noche en octubre. Otros lo hacen en el Puente de la Inmaculada de diciembre, como es el caso de Almonaster, mientras que los de Corteconcepción se han convertido en parte indisoluble de la Navidad en la Sierra.



Campanilleros en Galaroza

Los genuinos de octubre son los de Galaroza y Aracena. El primero es un coro mixto y este domingo acude a su tradicional visita a la aldea de Navahermosa. Allí interpretarán algunas de sus letras más destacadas, como ‘450 escalones’, ‘En el cielo se arriendan balcones’ o la que hace referencia a la visita que Felipe II hizo a Benito Arias Montano durante uno de sus retiros en la Peña de Arias Montano, hecho no constatado históricamente pero de gran arraigo popular en esta tierra. Las voces de este grupo son un regalo a los oídos, acompasados con sus instrumentos tradicionales, como el cántaro y la alpargata, la esquila, la bandurria, el triángulo o la botella de anís y la cuchara, útiles indispensables en todo coro de campanilleros que se precie.

Estos instrumentos, además de guitarras e incluso instrumentos de viento metal forman parte del coro de Aracena. A diferencia del resto, esta formación realiza salidas durante todas las madrugadas de los domingos de octubre. En esta ocasión serán cuatro las oportunidades de disfrutar de las letras de una formación integrada exclusivamente por hombres de distintas edades.



Campanilleros en Aracena

En Aracena, sus orígenes se remontan al siglo XVII y están estrechamente unidos a la figura de María Payán Valera, la Venerable Madre Trinidad. Esta religiosa y mística promovió el rezo del Santo Rosario en la calle, un preludio de los actuales Campanilleros, que, cuatro siglos después, siguen manteniendo viva la tradición. De hecho, la mayoría de las letras que cantan cuentan con siglos de historia, con referencias incluso a lugares de la localidad ya desaparecidos. Junto a éstas, la mano sabia del desaparecido José Fernández en Aracena permitió que los campanilleros cuenten con nuevas piezas para mantener viva la tradición del octubre serrano.

La dedicación de estos hombres y mujeres de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche por mantener vida la tradición de los campanilleros sigue viva y con el compromiso que reza su propia letra: “no le temen al frío ni al agua/ ni a las malas noches que puedan pasar”. Todo ello envuelve las noches de los fines de semana de octubre con unos sones mágicos, que despiertan a muchos de su sueño y los transportan a una de sus tradiciones religiosas más singulares.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.